Niños y niñas en la minería del azufre

Muchas de las memorias que se conservan hoy sobre la historia de la minería del azufre en Ollagüe son recuerdos de aquellas personas que vivieron esta historia cuando eran niños y niñas.

La infancia en los campamentos mineros del norte de Chile ha sido un tema estudiado, sobre todo en los casos de las industrias del cobre y del salitre. Sin embargo, para Ollagüe y la minería del azufre, la presencia infantil es un tema pendiente que esperamos pueda ser mejor conocido en el futuro. ¿Cómo fue la infancia en Amincha? ¿A qué jugaban en Santa Cecilia? ¿Cuántos niños había en Buenaventura?

Los recuerdos de la infancia y de la adolescencia son nostálgicos porque son memorias de juegos, de aprendizajes, de descubrimientos y de amistades. Los niños y las niñas están en los campamentos, viven, juegan, trabajan y han creado y formado parte también de la historia minera del norte grande y de Ollagüe.

Estación de Ollagüe en 1935. Fuente: Ancel Keys. 1936. The physiology of life at high altitudes. The Scientific Monthly, 43(4), 289-312.
Mineros del azufre en 1935. Los niños ayudaban también en las labores de extracción del mineeral. Fuente: David Bruce Dill. 1983. International High Altitude Expedition to Chile, 1935. Progress in Clinical and Biological Research, 136, 201-204.

En la siguiente fotografía tomada a principios de la década de 1950, vemos a los mineros del azufre junto a su familia, frente a las nuevas casas construidas en el campamento de Saciel, en la zona de San Pedro de Atacama.

Familia de trabajadores en Saciel. Fuente: William Rudolph. 1952. Sulphur in Chile. Geographical Review, Vol. 42, No. 4 (Oct., 1952), pp. 562-590.

Hoy en día, la presencia de niños y niñas en los campamentos mineros de altura se puede observar en los restos de sus juguetes y vestimentas, los cuales han sido posible de registrar en nuestras actividades de terreno.

Así mismo, la presencia de niños y niñas se infiere desde los restos arquitectónicos de los campamentos. Por ejemplo, la escuela de Buenaventura, establecida en 1962 como Escuela Rural Mixta N° 23. Su establecimiento en el lugar muestra el interés del Estado por integrar los espacios andinos, como Ollagüe, al proceso de “chilenización”, así como una respuesta al creciente pero fluctuante número de niños en edad escolar en los campamentos azufreros.

El siguiente cuadro muestra el número de matrículas desde 1962 hasta 1969, año en que se cerró la escuela, tras lo cual los alumnos tuvieron que cambiarse a la escuela de Ollagüe (información disponible en el informe de la Comisión Verdad Histórica y Nuevo Trato con los Pueblos Indígenas, 2008, p. 409).

AñoNúmero de inscripciones
196240
196335
196441
196531
196629
196724
196831
196916
Escuela de Buenaventura

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search